Alcaldes panistas queman gorras y playeras; renuncian al partido

Mientras en Sinaloa el PAN anuncia el relanzamiento del partido, luego de los desastrosos resultados electorales y del violento proceso interno de renovación de su dirigencia, a nivel nacional surgen más inconformidades y renuncias por considerar que al interior de Acción Nacional se postula a candidatos responsables de asesinatos.

Caso concreto en Tamaulipas, donde 5 alcaldes panistas renunciaron al partido y quemaron gorras, camisetas, camisas y banderas con el logo del PAN. Se trata de los presidentes de los municipios de Hidalgo, Villagrán, Mainero, San Nicolás y San Carlos.

A través de un comunicado, informaron que en esa entidad, el Partido Acción Nacional y su candidato a la gubernatura no presentan ningún plan de trabajo, ni se comprometen con el quehacer para reducir el nivel de inseguridad y se violencia que existe en el estado.

De acuerdo con la información que proporcionó el grupo inconforme, junto con ellos se van directivos de los comités panistas de esos 5 municipios, que se niegan a seguir trabajando para el partido y para su candidato por ser culpable de asesinatos.

Consideran que la candidatura de Cesar Verastegui Ostos, conocido como “El Truco”, es la continuidad de la corrupción y representa intereses oscuros y corrompidos.

Tamaulipas con gobierno panista es líder en desaparecidos y masacres en el país, además de que los partidos de la alianza “Va por Tamaulipas”, PRI, PAN y PRD están inmersos en actos de corrupción.

Las alcaldesas que dejan el PAN son Teresa López Heredia, Diana Martínez Hernández, Margarita Carranza Méndez y Diana Leticia Castellanos, además del alcalde Juan José Contreras, quienes anunciaron que apoyarán al candidato de Morena, Américo Villarreal.

Los panistas que dejan el partido aseguran que sumarán por lo menos 35 mil votos a Morena en estos municipios.

En Sinaloa, recientemente algunos liderazgos panistas dejaron el partido en Mazatlán, mientras en el Congreso Local desapareció el grupo parlamentario del PAN, al quedarse solo con una diputada.

Pero además de la cada vez más pobre representación popular, la nueva dirigencia estatal encabezada por Roxana Rubio ganó en medio de ataques violentos por parte de grupos de delincuentes que amenazaron a panistas para que no participaran en la contienda.

Pese a ello, Marko Cortés dirigente nacional de PAN valida un relanzamiento, para muchos, una acción desesperada para tratar de mantener a flote un partido cada vez más desacreditado y sin rumbo.