Amplían regularización de carros “chocolate”; no incluyen a Sinaloa

Se amplía el decreto para la regularización de vehículos de procedencia extranjera a 10 estados del país y aplica para unidades modelo 2014 y anteriores, según el documento publicado por la Secretaría de Gobernación.

Y es que a los estados fronterizos de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, que fueron autorizados desde octubre del año pasado, se agregan Baja California Sur, Durango, Michoacán y Nayarit.

El decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación establece también que el pago para la nacionalización de los carros “chocolate” será de 2,500 pesos, más el precio de placas, tarjeta de circulación y calcas.

El propietario que realice la importación deberá ser persona física, mayor de edad y residente en las entidades que establece el decreto publicado el 19 de enero de 2022.

La dependencia federal justificó la medida en el hecho de que muchos de estos vehículos están vinculados a la comisión de delitos principalmente en estos diez estados.

“El propietario deberá manifestar bajo protesta de decir verdad que su vehículo no ha estado relacionado con la comisión de un delito y que conoce las penas aplicables a quienes declaran con falsedad ante autoridades distintas a la judicial”, especifica el documento.

Se estima que en México circulan alrededor de 2 millones de unidades de procedencia extranjera en forma irregular, la mayoría en los estados donde se llevará a cabo la regularización.

La ampliación del decreto surte efecto a partir de la fecha de publicación y hasta el 20 de julio de este mismo año. Aplica para automóviles fabricados en Estados Unidos y Canadá.

Cabe aclarar que con la nacionalización de carros “chuecos” se va a apoyar a los estados para que mejoren carreteras y vialidades.

COPARMEX RECHAZA REGULARIZACIÓN

Aunque reconocen el problema de inseguridad que provocan los carros “chocolate”, el sector empresarial considera que la regularización no es la solución.

El presidente de Coparmex en Los Mochis, José Ramos Ortiz, consideró que si la medida no viene acompaña del cierre definitivo de las fronteras para estos vehículos, el país se va a volver a llenar de nuevo.

Además, representa una competencia desleal para la industria automotriz que opera legalmente en México.